¿Qué busca?

Proteger a la mujer embarazada y al recién nacido o al que está por nacer, estableciendo las condiciones y requisitos para despedir o no renovar contratos en todas las modalidades de contratación, incluida la prestación de servicios.

Antecedentes:

La estabilidad laboral reforzada por maternidad es un derecho de rango constitucional reconocido expresamente en el artículo 43 de la Constitución Política y desarrollado ampliamente por la jurisprudencia. Sin embargo, desde la jurisdicción laboral y desde la Corte Constitucional se ha señalado que existe un vacío de rango legal respecto de la protección a la mujer embarazada en las diversas formas de contratación y vinculación.

¿Cómo protegerá a la mujer embarazada?

Otorgando a las mujeres el derecho a una estabilidad laboral reforzada a las mujeres en embarazo y hasta los seis (06) meses posteriores al parto, en todas las formas de contratación, sea esta laboral, a término fijo o indefinido, o de prestación de servicios.
La Ley presume que el empleador siempre conoce del estado de embarazo de la mujer, pero podrá demostrar lo contrario si tiene las pruebas.
El empleador deberá solicitar autorización al inspector de trabajo o al alcalde antes de despedir con justa causa a una mujer embarazada.
Se establecen sanciones y obligaciones de reparar para el empleador que realice despidos contrarios a la norma.

Así, ni el Código sustantivo del trabajo, expedido en el año 1961, ni ninguna otra ley posterior, ha establecido las reglas que deben seguir los jueces para proteger la estabilidad laboral de la mujer embarazada en casos distintos al contrato de trabajo a término indefinido. Por esta razón los jueces de la República han debido aplicar directamente la Constitución Política y los principios generales del Derecho, para así resolver las lagunas normativas frente a casos como el de las mujeres vinculadas mediante contratos de prestación de servicios, empresas temporales, o incluso en casos de contrato de obra o a término fijo, o en los de vinculaciones de servidores públicos.

¿Cuáles son las reglas para cada caso de contratación?

Fundamentos jurídicos

En Colombia está prohibido expresamente en la Constitución, la normatividad laboral y los tratados de la OIT ratificados, terminar el contrato de trabajo a una mujer en estado de embarazo sin autorización previa del inspector de trabajo.

Así, el artículo 13 de la Constitución, “Principio de Igualdad”, establece que está prohibida cualquier forma de discriminación en la esfera laboral de la mujer embarazada o en etapa de lactancia. El artículo 53 de la misma Carta señala que todo trabajador tiene derecho a permanecer en su cargo y a no ser desvinculado de forma intempestiva, la garantía a la seguridad social.